RESPONSABILIDAD Y LABORIOSIDAD
 
VIVE CON VALORES
RESPONSABILIDAD Y LABORIOSIDAD
AMOR Y AUTOESTIMA

LIBERTAD
IDENTIDAD
RESPETO Y HONESTIDAD
JUSTICIA
TOLERANCIA
SOLIDARIDAD
PAZ
RESPONSABILIDAD Y LABORIOSIDAD

La responsabilidad es la conciencia acerca de las consecuencias que tiene todo lo que hacemos o dejamos de hacer sobre nosotros mismos o sobre los demás. En el campo del estudio o del trabajo, por ejemplo, el que es responsable lleva a cabo sus tareas con diligencia, seriedad y prudencia porque sabe que las cosas deben hacerse bien desde el principio hasta el final y que sólo así se saca verdadera enseñanza y provecho de ellas. Un trabajo bien hecho y entregado a tiempo es sinónimo de responsabilidad. La responsabilidad garantiza el cumplimiento de los compromisos adquiridos y genera confianza y tranquilidad entre las personas.



Para ser responsables...

- Reflexionemos seriamente antes de tomar cualquier decisión que pueda afectar

nuestra propia vida o la de otros.

- Asumamos las consecuencias de nuestros actos.

Respondamos por lo que hacemos, tanto si está bien hecho como si no.

- Reconozcamos los errores que cometemos y mostrémonos dispuestos a repararlos.



Imagen
laboriosidad
Llamamos trabajo al esfuerzo que hacemos para conseguir algo por nosotros mismos o con la ayuda de los demás. Gracias al trabajo podemos hacer realidad algo que teníamos en mente, arreglar algo que antes no funcionaba, corregir algo que estaba mal o crear algo que antes no existía. Son muchas las cosas que podemos lograr por medio del trabajo. Se trata de una fuerza con un gran poder de transformación, que ha llevado a la humanidad a los más altos niveles de desarrollo y civilización.



Todo en la vida es trabajo. Desde las actividades que llevan a cabo los niños en el colegio hasta los experimentos de los científicos en los laboratorios, pasando por los oficios domésticos que todos realizamos en nuestras casas y las innumerables profesiones que ejercen miles y miles de personas, haciendo posible la vida en sociedad. Es tan importante el trabajo que de él depende no sólo nuestro sustento económico, sino también nuestra felicidad. Porque la felicidad, como la entendían los pensadores antiguos, reside, más que en la remuneración económica, en la actividad, tanto física como mental, y en su disfrute.



Para ser buenos trabajadores...



- Procuremos ver en nuestro trabajo algo más que la actividad con la que nos ganamos la

vida.



- Recordemos que no hay trabajos indignos. La dignidad o indignidad de un trabajo

depende de nuestra actitud hacia él.

Imagen